[CRÓNICA ORO VIEJO]; DJ Nano graba su nombre en la historia de Madrid

El pasado 17 de diciembre, el madrileño DJ Nano acompañado por la prestigiosa empresa Disorder Events, conocida por celebrar eventos de la envergadura de ‘A Summer Story‘, ‘Madrid Winter Festival‘, ‘A State Of Trance 600‘ y ‘Armin Only Spain‘ en Valencia, decidieron dar un paso más allá en la celebración de Oro Viejo, el mayor tributo a la música de baile de nuestro país y celebrar un evento propio, no incluido hasta ahora como escenario de ‘A Summer Story’, sino un evento con personalidad e identidad propia.
El lugar no pudo ser el mejor indicado, ya que un pabellón entero de IFEMA congregó a más de diez mil fieles a la música de baile de tiempos pretéritos, siendo el primer disc-jockey que consigue semejante proeza en Madrid. Desde ese día, José Luis Garana de los Cobos, más conocido para aquellos que le hemos bailado alguna vez (lo que viene siendo prácticamente el cien por cien de la población española) como DJ Nano, grabó su nombre en la noche madrileña habiendo conseguido semejante gesta. Así lo vivimos nosotros, y así os lo vamos a contar.

En cuanto al tema de la organización, hemos podido ver confrontación entre el público por las redes sociales, ya que las quejas por ciertos aspectos han sido notables.
Nosotros como medio de prensa acreditado para el evento no pudimos ver a pie de pista todo ello y por tanto, no daremos nuestra opinión al respecto, pero tampoco podemos obviar ya que consideramos que es algo a tener en cuenta para futuros eventos, por lo cual compartiremos este post del Facebook oficial de DJ Nano en el cual se pueden ver los comentarios de las quejas del público y las correspondientes respuestas y aclaraciones del DJ madrileño. Por tanto, proseguiremos a centrarnos con lo que a música se refiere.

Comenzamos nuestra andadura en el recinto, sin ningún problema a la hora de entrar, con el inicio de los tres de Madrid, sucediendo al trío de Valencia formado por Kike Jaén (Puzzle), Arturo Roger (ACTV) y José Conca (Chocolate) que hicieron recordar al público por qué Valencia fue capital y origen de la conocida ‘Ruta del Bakalao‘.
Así pues, nos encontramos a Abel The Kid (Groove), DJ Napo (Radical) y Cristian Millán (Sonique), con la expectación del progresivo de la época que triunfó en Madrid y siendo, desde nuestra opinión personal en cuanto a técnica, los héroes de la noche.
Fusionando perfectamente los estilos de, no sólo las salas anteriormente citadas, sino también de cualquier pista de baile madrileña con un altísimo nivel de mezcla, los tres a la vez realizando un b2b2b incluyendo scratch y canciones que rompían a al subidón, como comúnmente se dice. Una sesión de diez que dejó al espectador con un muy buen sabor de boca.

Posteriormente llegaba el turno del trío ibicenco formado por Pippi (Pachá), César del Río (Privilege) y Javier Muñoz (Space) que rompieron totalmente la atmósfera creada y dieron un giro radical hacia el house, música marca de la casa de Ibiza, con canciones míticas como ‘Jaguar de DJ Rolando‘, ‘Man With The Red Face de Laurent Garnier‘ y el estilo Matinée Amnesia antiguo pero también con canciones míticas alejadas del house como el Born Slippy de Underworld o el remix de Signum a Better Of Alone. Una sesión espectacular pero que desentonaba con la atmósfera y la progresión, algo que tampoco terminó de gustar en la pista ya que la gente estaba muy entonada tras la sesión del trío madrileño y el house ibicenco hizo que el ambiente se suavizara bastante. Quizás desde nuestro punto de vista, ésta debía haber sido la que abriese el festival, seguido del estilo valenciano y por último antes de Nano, el madrileño, ya que así lo vimos en la pista.

Llegaba el momento álgido de la noche y el más esperado por parte del público.
No necesitamos a estas alturas hablar sobre el show que ofrece DJ Nano, ya que no es necesario. Un veinte sobre diez como espectáculo, cada palabra dicha por el micro, cada gesto, cada efecto, cada tema, cada parón, absolutamente todo en cada preciso momento que hacía que el público diese el cien por cien, pero no creo que seamos nosotros los que descubramos esto, ¿verdad?.
En cuanto a la técnica todos sabemos también que Nano no destaca por ofrecer al público una técnica brillante, su característica más bien radica en pasar las canciones de una a otra, cosa que también muchos conocemos, mientras se dedica a animar y jalear al público, esta vez acompañado de un espectacular montaje de visuales 3D.

La sesión comenzó con un rollo más pausado y vocal abriendo con ‘Bandido – I Drove All Night‘ haciendo su propio warm-up para lo que venía después, pero incluyendo alguna canción archiconocida para levantar el ánimo como ‘Veracocha – Carte Blanche‘ o ‘Clublanders – World Of Love‘ hasta que al final de su sesión decició no dar tregua y poner aquellas canciones que el público ansiaba como ‘Desenchantée‘, ‘Metalhammer‘, ‘Let The Light Shine‘, ‘Miami‘, ‘ATB – 9PM‘, ‘Pont Aeri – Flying Free‘, ‘Gouryella – Gouryella‘, ‘Tess – The Second You Sleep‘, ‘Mauro Picotto – Iguana‘, ‘Cherry Moon – House of House‘ ‘Lethal Industry‘ y ‘Adagio For Strings‘ de DJ Tiesto y por supuesto su tradicional cierre con el ‘Lover Why‘ de John Wesley.

Una noche en la que musicalmente, DJ Nano y todo el elenco de artistas seleccionados para participar en ella consiguieron rendir uno de los mayores tributos a la música que se recuerdan y uno de los, sin duda alguna, mejores Oro Viejo jamás realizados.

¡Compártelo!Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
10Email this to someone
email