Serendipia 004: Arturo Grao (Abril 2020)

En la cuarta edición de Serendipia hablamos con un hombre que no necesita presentación. 25 años de trayectoria en la escena española avalan a Arturo Grao, la cara visible de Los 40 Dance, el nuevo proyecto en el que se ha convertido Máxima FM, radio histórica líder en música electrónica en las ondas españolas. Hemos charlado con él acerca de sus inicios y de cómo vivió la incursión de la electrónica en la radio hace 20 años y sobre cómo ve el futuro de la industria radiofónica.

Gonzalo Bam: Antes de comenzar con la entrevista necesito que nos hagas un pequeño prólogo a modo de introducción para aquellos que no te conozcan; ¿Qué vino antes, el DJ o el locutor de radio?

Arturo Grao: Primero fue el DJ. En los 70 mi madre fue DJ usando dos maletas con altavoces que llevaba a los guateques y ponía la música con vinilos de 45», entonces gracias a eso en mi casa se ha escuchado mucha música y yo empecé viendo a mi madre cómo manejaba los discos. Por parte de mi padre si que había en mi casa mucha influencia del flamenco y recuerdo como en mi casa se hacían auténticas fiestas de fines de semana enteros con amigos de la familia y se tocaba flamenco en vivo, por tanto siempre he estado rodeado de música. Algún amigo de mi familia también tenía discotecas por la zona, y como en los pueblos no había límite de edad ni horario ya que abrían a las 8 de la tarde y cerraban a las 8 de la mañana, pues tenían cabida todo tipo de públicos.

Recuerdo ayudarme de cajas de refrescos para poder subir a la cabina y poner algún disco ya con diez años. Mi primo que pinchaba en la discoteca tenía en casa de mis abuelos una habitación llena de vinilos donde a veces me quedaba trasteando allí con los platos. También me vienen a la mente las primeras fiestas que organizábamos en pequeñas cuevas que había en los alrededores de mi pueblo donde montábamos el set-up y hacíamos auténticas raves y ya más adelante en Madrid y en Guadalajara en algunas casas abandonadas y ya con gente que supiese organizarlas bien sin dar problemas, pese a no estar exentos de peligro.

Gonzalo Bam: ¿Y cómo fueron esos inicios de la electrónica en la FM y cómo fueron los tuyos?

Arturo Grao: A nivel local yo comencé a hacer radio en el año 1996 a raíz de unos cursos de radio que había en la casa de la cultura de Alcobendas. De ahí conseguí entrar en la radio de Alcobendas pero no para locutor sino para técnico de sonido y DJ, ya que en esa radio no había nada de electrónica.

Recuerdo que antes los primeros indicios de electrónica que se podían escuchar por Madrid eran Luis Junior, Wally Lopez y Doctor Kucho que tenían el programa los fines de semana durante toda la noche y yo los dejaba grabando en casette. Pero hasta 1999 no había una radio en exclusiva en Madrid de música electrónica y fue con Loca FM que fueron pioneros en una programación exclusiva de electrónica salvo los domingos por la noche que Carlos J Rubio hacía un programa exclusivo con música de Luis Miguel.

Volviendo a mis orígenes en la radio de Alcobendas, yo comencé haciendo imitación de personajes y dio la casualidad que hubo un hueco libre de una hora por las tardes y yo quería hacer un programa de electrónica donde sonase desde techno-pop hasta eurodance pasando por el industrial y el trance. Aquel programa se llamó Ritmo Con Sentido y se hacían también entrevistas a algunos DJs de Madrid como Napo, Christian Millán, Marta, Borja García… Y mientras tanto iba compaginando mi faceta de locutor con la de DJ, donde era residente en algunos locales de Alcobendas.

Cuando ya llevábamos un año con ese programa, mi compañero Javi Moreno me avisó que iban a abrir una emisora de dance en Madrid llamada MQM Radio y que buscaban locutores, y casualmente yo tenía los fines de semana libres. Así que me pusieron para empezar instantáneamente de 10 de la noche a 3 de la mañana con un programa donde se pusiese una canción y una llamada en directo. La emisora se encontraba en Gran Vía, cerca de una sala llamada Público la cual yo frecuentaba mucho, y más al tener la radio justo al lado.

En esa emisora fue donde conocí a José Manuel Duro que también tenía el turno de fin de semana como yo y decidimos empalmar todos los turnos y llamarlo «Sonido Weekend», ya que empalmábamos seguidas muchas horas de música e incluso conectábamos con las discotecas en directo como Palladium o Söniquê. De la noche a la mañana el Ayuntamiento de Alcobendas decide cerrar la radio local y nosotros no estábamos muy a gusto con ciertas cosas en MQM, y tras comunicarlo, oímos el rumor de que por aquel entonces Los 40 Principales iban a abrir una emisora exclusiva de electrónica, «Los 40 Dance», y mis compañeros me gastaron una broma haciéndose pasar por ellos que me querían contratar. Al tiempo me llamó Toni Sánchez de Los 40 Principales y yo pensaba que era otra broma pero no, esta vez era verdad, me habían escuchado en MQM y querían hacerme una entrevista y una prueba en un estudio para ellos. Estuvimos un mes en el estudio haciendo falsos directos para poder familiarizarnos con el equipo y el estudio y que cuando comenzásemos poder tener rodaje una vez arrancase la radio a funcionar el 1 de abril de 2002 bajo el nombre de Máxima FM.

Gonzalo Bam: Háblanos un poco sobre las primeras fiestas de Máxima FM, ¿cómo echaron a rodar?

Arturo Grao: La primera fiesta que hicimos fue la fiesta de presentación que fue en el Palacio de Cristal a finales de 2002 con nombres como Miguel Vizcaíno, Kate Ryan, Galleon, DJ Neil, Carlos Jean y yo. Una fiesta hecha más para los medios que otra cosa. La primera fiesta como tal fue en la sala Aqualang, donde trajimos a Junior Jack y a Kid Creme, que en aquella época eran lo que hoy en día puede ser David Guetta con su tema E-Samba. Durante muchos años eran fiestas de entrada gratuita con invitación que se recogía en las taquillas de la radio. Un día antes nos llamó la agencia de Junior Jack diciéndonos que por problemas médicos, el artista no podría volar a España y tendría que posponer la fiesta, garantizándonos que cuando estuviera mejor volvería y podríamos llevar a cabo la fiesta. Me tocó comunicarlo a mí a las cinco de la tarde en antena en directo tras haberme llevado el palazo de haber tenido que cancelar su actuación tras mucho tiempo trabajando en ella, pero la semana siguiente se activó todo y se llevó a cabo la fiesta ante dos mil personas.

Tras el éxito de esta fiesta, fue surgiendo la idea de poder hacer fiestas los jueves en la sala Arena, una sala céntrica de Madrid y muy bien comunicada y además cerca de la zona universitaria de Moncloa, que nos venía bien de cara a promocionarnos hacia el público joven. La época además era una época de cambios, veníamos de dejar el progresivo y las cantaditas y estábamos enfocándonos más hacia el house, que era lo que más funcionaba en salas. Nombres como Ismael Rivas, Óscar de Rivera, Hernán Cattaneo, Deep Dish, Juanjo Martín… Un house progresivo que venía de America pero también de UK con nombres como Digweed y Sasha. Además ese estilo me flipaba porque yo siempre he escuchado toda la música que había; trance, eurodance, poky… Pero nunca lo he pinchado ni ha sido mi estilo. En cambio, este tipo de house me volvía loco, además que era un estilo de mezcla que me permitía desarrollar las canciones enteras y no tener que pinchar al subidón pese a que sea un tipo de mezcla que me gusta. También recuerdo un par de fiestas en Madrid con el sello Defected aprovechando que hablábamos de ese house. Fue un house que se desarrolló tanto en Ibiza que terminó llegando a la capital, y con los chicos de Defected la verdad es que había muy buen rollo y en persona son encantadores, con Simon Dunmore a la cabeza.

Gonzalo Bam: ¿Cómo ves el panorama clubbing y radio actualmente?

Arturo Grao: Pues la verdad es que los tiempos cambian como es lógico. Antes las canciones duraban mucho y se ponían durante mucho tiempo, ahora hemos pasado a consumir tan rápidamente la música que las canciones, aparte de durar mucho menos, la gente únicamente quiere escuchar el estribillo y cambiar a la siguiente. Por ello ha cambiado tanto la radiofórmula como la pista de baile. Antes podías desarrollar la música tranquilamente como DJ y eso se notaba, si hacías una sesión de 10 horas a los platos toda la noche, disfrutabas de verdad pinchando. Ahora en cambio en cualquier line-up te encuentras diferentes artistas porque la gente quiere escuchar más música en menos tiempo. Ahora el formato que busca la gente en la pista es saltar con el drop de 15-30 segundos, cantar el parón de otros 30 segundos y en el siguiente drop ya cambiar a la siguiente canción, así una y otra y otra vez. Por lo que los extended mixes terminan pasando de durar ocho minutos a durar cuatro. Antes con las canciones que ponías te daba tiempo hasta a irte al baño (risas).

Gonzalo Bam: Entonces, ¿cómo ha evolucionado tu método tanto de DJ como de locutor de radio?

Arturo Grao: Quizás antes me adaptaba a la forma de locutor de radio y a día de hoy adapto la forma de locutor de radio a las sesiones de DJ. Yo antes cuando hacía radio en los comienzos de Máxima FM, la hacía de manera muy diferente que ahora. Había una tecnología más anticuada y eso se notaba muchísimo. Entonces si que poder hacer una sesión de radio en directo como locutor era más complicado y tenía que adaptarme a eso, pero con el paso del tiempo las cosas han ido haciéndose cada vez más sencillas. Ahora las sesiones son más cortas y más comerciales que hace veinte años por ejemplo, y tienes que adaptarte ya que la gente lo que quiere es fiesta, ya sea como DJ o como radio y esa es una visión que intento transmitir cuando doy las clases en el curso de DJ y radio.

Gonzalo Bam: Esa evolución de la que me hablas, ¿cómo la has visto plasmada en la escena en Madrid y en la pista de baile en general?

Arturo Grao: Eso va por generaciones la verdad. Antes estaba el EDM, ahora el reggaeton, en los 80 la música disco… Yo gracias a Dios he podido vivir muchas de ellas. Los locales tienen que darle al cliente lo que demanda, al fin y al cabo es un concepto generacional. Las discotecas evolucionan al ritmo que marca la sociedad. A mí como artista me parece genial esto, la cultura es cultura y estamos para expresarnos, si empezamos a ponerle puertas al campo, mal vamos.

Sin ir más lejos, este verano he estado pinchando en Fuerteventura y en la misma sesión he puesto temas de Don Omar y Daddy Yankee tras poner temas de David Guetta y temas de house, la cosa es saber adaptarse y el que te guste la música, eso es fundamental. En la Plaza Mayor de Valladolid por ejemplo tengo un recuerdo precioso poniendo «Mi Gran Noche» de Raphael, y eso que era una fiesta de electrónica, pero nos lo pasamos en grande. No dejo de ser un pinchadiscos y lo que quiero es disfrutar de la música.

Gonzalo Bam: Con esto de la cuarentena hemos visto que se ha disparado el tema de los streamings y la radio online muchísimo, ¿cómo ves tú ese tema?

Arturo Grao: Nosotros por ejemplo en Los 40 Dance nos hemos adelantado, ya arrancamos en octubre con ello. Quizás al pertenecer a un grupo grande como es Prisa quizás son decisiones de los de arriba, y ves como muchas veces tienes que reinventarte y saber adaptarte tanto a lo que te manden como a lo que demande el público. Las generaciones van cambiando y también cambia la manera de consumir, y está claro que las generaciones venideras consumen mucho más del mercado online que del mercado radiofónico, además que el concepto podcast se está desarrollando mucho, ya no solo las sesiones de los DJs, sino cualquiera que hable de ciencia o de naturaleza mismamente. Nosotros en Máxima FM cuando sufrimos esta serie de cambios hace un tiempo, nos vimos obligados a hacer un cambio de reestructuración de la emisora entera, con una parrilla y unos horarios diferentes enfocados al diferente método de consumo de la gente.

En un futuro, el móvil terminará estando por encima de la radio y la televisión, y de hecho ya lo estamos viendo en las generaciones más jóvenes que ahora lo que demandan es todo online, ya sea en directo o en diferido, pero buscan una programación exclusiva de su gusto que puedan consumir. ¿Exactamente hacia dónde irá esto? Pues no lo sé, se consume todo tan rápido que igual lo que ahora mismo funciona, en cuatro años ya está obsoleto, entonces es un poco locura. Ya he vivido estos cambios en otras ocasiones anteriormente pero más pausados, como los finales de los 90 y principios de los 2000, que no se sabía muy bien lo que iba a venir, ya que las cantaditas se habían pasado de moda en unos sitios estaba pegando el trance, en otros venía más fuerte el house, en otros el techno puro y eso, no sabíamos muy bien exactamente qué es lo que iba a funcionar, pero es que ahora todo va muy rápido.

Gonzalo Bam: Ya para finalizar y salirnos un poco de la dinámica, tú que has entrevistado a muchos artistas de primer nivel y has compartido cabina con muchos de ellos, cuéntanos alguna anécdota digna de contar que hayas podido vivir con ellos.

Arturo Grao: Pues mira, lo primero que se me viene a la mente fue cuando pude entrevistar a Tiësto el año en el que salió número uno del mundo y además coincidió con las Olimpiadas de Grecia, donde pinchó en la ceremonia de inauguración. El tío hiper majo e hiper humano y eso que en aquel entonces, pese a no tener la magnitud que tiene ahora, ya era una estrella. También por ejemplo con Armin van Buuren hace años, otro tío muy cercano y de lo más amable con el público.

Te puedo contar una muy divertida con George Morel y Danny ‘Buddah’ Morales. Ellos venían de pinchar en la gala de los DJ Mag en Barcelona y al día siguiente tenían una fiesta con nosotros en Madrid. Presentaban un nuevo tema, ‘Sex Is What I Need’ y al atenderlos les ofrecí un café porque venían bastante cansados de Barcelona. Yo no pinchaba en esa fiesta pero ahí tenía que trabajar yo de apertura a cierre, y recuerdo que fue un fiestón y ellos además eran los encargados de cerrar, junto a una vocalista en vivo. Danny me dijo que el café que le había dado le había sentado genial y que si quería pinchar con ellos la última media hora, y total que terminamos alargando la fiesta más tiempo gracias a aquella invitación por su parte.

Recuerdo una anécdota en Dreamers en Marbella donde el dueño nos había llamado para pinchar con los de la radio y concretamente quiso repetir conmigo para otras veces y le dije que pese a que Máxima FM me haya abierto muchas puertas, yo ya tenía tablas en el mundo del DJ, y en esa misma noche estar seis horas el residente y otras seis yo mano a mano con los reservados agotados desde hace semanas, pues eso te enorgullece ver como confían en ti, ya que no deja de ser un negocio. Gracias a eso, estuvimos mis compañeros como Duro, Dani Moreno el Gallo o Miguel Vizcaíno en un gran cartel en esa discoteca junto a nombres como Armin van Buuren, Carl Cox, Laurent Garnier, Steve Angello, Martin Solveig, Bob Sinclair… Y ver tu nombre junto al de estos artistas porque has sido un buen profesional, pues no tiene precio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *